8 trucos psicológicos para hacer más en el trabajo

d

Empresaria muy ocupada

A la mayoría de nosotros nos gusta la idea de hacer más trabajo cada día, pero con un número limitado de horas y sintiendo que ya estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, parece que hay poco o ningún margen de mejora.

Puede aumentar su productividad de varias formas, que incluyen: B. delegando varias tareas, automatizando lo que pueda y utilizando aplicaciones de gestión del tiempo para mejorar sus gastos. Pero también hay una serie de trucos psicológicos que no se reconocen lo suficiente.

Cómo hacer más en el trabajo

Estos hábitos y cambios pueden alterar su estado mental, cambiar su comportamiento e incluso hacer que desee trabajar más:

1. Defina intervalos de tiempo cortos

La parte más difícil de un trabajo desafiante es comenzar. Cuando sabe que está enfrentando un gran proyecto o una serie de tareas que no disfruta particularmente, es posible que esté perdiendo el tiempo posponiendo las cosas. Según un estudio, el 88% de los trabajadores dudan durante al menos una hora al día, lo cual es un problema ridículamente común. Una forma fácil de superar esto es comprometerse a intervalos de tiempo más pequeños. En lugar de optar por un proyecto de tres horas, considere comenzarlo por solo cinco minutos. Una vez que hayan transcurrido esos cinco minutos, es probable que se sienta motivado para seguir trabajando en ellos.

2. Divida las tareas grandes en tareas más pequeñas

De manera similar a trabajar en intervalos de tiempo pequeños, puede dividir incluso las tareas más grandes en otras más pequeñas. Los proyectos grandes pueden ser intimidantes y difíciles de administrar, mientras que las tareas pequeñas se pueden priorizar, delegar y completar más fácilmente.

3. Genere impulso con pequeños logros

Las personas tienden a ser más productivas cuando tienen cierto impulso. Será más eficiente cuando pueda trabajar a un ritmo constante en lugar de detenerse y reiniciar constantemente. Una forma de hacerlo es comenzar a trabajar en tareas pequeñas y fáciles de hacer. Elimínelos temprano en su día, luego mantenga ese impulso.

4. Desactiva las notificaciones

Uno de los problemas en nuestro mundo moderno de la tecnología de la comunicación es que somos demasiado conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor. A menudo pensamos que la inmediatez de la comunicación es algo bueno, pero a menudo nos impide hacer nuestro mejor esfuerzo. Según un estudio de la UCI, se necesitan unos 23 minutos para recuperar la concentración después de una distracción, y cualquier notificación podría actuar como una distracción. Desactive completamente las notificaciones en todos sus dispositivos y apague su plataforma de correo electrónico si normalmente la deja abierta. Siempre puedes ponerte al día con los mensajes más tarde.

Otros artículos de AllBusiness.com:

5. Encuentra la música adecuada

Los estudios muestran que la música puede aumentar la productividad, pero hay algunas advertencias importantes. Primero debe configurar el volumen correctamente: demasiado alto y se distraerá; demasiado suave y no obtendrá los beneficios. En segundo lugar, debe evitar cualquier contenido con muchas letras que pueda distraerlo y molestarlo. En tercer lugar, tiene que ser música que realmente disfrutes (el género realmente no importa). Encuentra la música adecuada para ti y apégate a ella.

6. Desarrollar y seguir rutinas

No puede hacer esto en una tarde, pero intente establecer algunas rutinas a lo largo del tiempo. Una vez que haya establecido un proceso riguroso para completar una tarea, será más fácil hacerla en el futuro. Empiece con pequeñas rutinas y vaya avanzando hacia las más grandes. Trate de repetir su rutina durante tres días seguidos, luego tres semanas seguidas y así sucesivamente.

7. Rompe tu obsesión por la perfección

De alguna manera, el perfeccionismo es un buen rasgo. Significa que está constantemente buscando oportunidades de mejora y desea hacer su trabajo lo mejor que pueda. Pero el perfeccionismo no está exento de inconvenientes. Puede evitar que inicies tareas que te intimiden y te hagan cuestionar constantemente tu trabajo. Comprende y acepta que tu trabajo siempre tendrá fallas y que terminarás desempeñándote mucho mejor.

8. Diviértete con tus empleados

Dedique un tiempo a divertirse con las personas con las que trabaja. Reír y hacer cosas que disfruta alivia el estrés y la socialización positiva libera oxitocina, que mejora su estado de ánimo y productividad. Cuando pasa tiempo con compañeros de trabajo, también se une a su equipo para que puedan trabajar juntos de manera más eficiente y aumentar su productividad de manera espectacular, siempre que lo haga de manera constante.

Implementación en la práctica

El mayor problema con estos trucos psicológicos es que son efectivos y requieren esfuerzo y compromiso. Puede sentarse aquí y leer este artículo y asentir con la cabeza de acuerdo con algunas de estas ideas, pero si no las usa, no lo ayudarán.

Ya sea que pruebe algunos de estos consejos o no, al menos haga un esfuerzo concertado para cambiar su rutina y experimentar con algunas tácticas nuevas. Esta es la única forma de cambiar sus hábitos laborales.

CONECTADO: 10 herramientas de productividad sin las que los emprendedores no pueden vivir

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario