Cómo ayudar a los empleados a gestionar su salud mental y su bienestar en el trabajo

d

A medida que Covid-19 continúa redefiniendo la forma en que los ejecutivos se comunican dentro y fuera de la oficina, muchos están dudando de un aumento en la ansiedad y el estrés relacionados con el lugar de trabajo. Un estudio reciente de Mind Share Partners en colaboración con Qualtrics y SAP mostró una disminución en la salud mental de casi la mitad de los encuestados desde que comenzó la pandemia. A nivel nacional, casi la mitad de los estadounidenses dicen que la crisis del coronavirus está afectando su salud mental, según una encuesta de la Kaiser Family Foundation.

Si bien el manejo de los problemas graves de salud mental debe dejarse en manos de profesionales capacitados, cualquier líder puede tomar medidas para reducir el impacto de la pandemia en el bienestar general de sus empleados. A pesar de la imprevisibilidad del momento, estas prácticas pueden proporcionar un impulso muy necesario a muchas personas que ahora tienen temores sobre su salud emocional e incluso física.

Supervisión de empleados con comunicación de alto contacto.

A medida que los equipos continúan trabajando de forma remota, es fundamental que los gerentes permanezcan visibles comunicándose con frecuencia e intención. Al mantener un contacto regular con los empleados, los gerentes pueden detectar signos de desgaste emocional antes de que se fortalezcan. Más importante aún, la asignación de tiempo y recursos a estos controles envía un mensaje claro a las personas de que su salud emocional es importante.

La falta de tiempo no es excusa. Para los clientes particularmente ocupados, recomendé un enfoque «15-2-1»: tómese 15 minutos para hablar con dos miembros de su equipo una vez a la semana. Ritualizar y hacer rutinarias estas conversaciones alivia algunos de los inconvenientes y la estigmatización que pueden surgir al hablar sobre salud mental («Eso no se aplica a mí» o «Estoy bien, ¿por qué molestarme?») Y pueden convertirse en positivos conducir a resultados comerciales. resultados orientados tanto a directivos como a empleados.

Para una comunicación de alto contacto que va más allá de simples saludos, pruebe estas útiles indicaciones:

  • ¿Siente que tiene suficiente tiempo para hacer su trabajo correctamente?
  • ¿Cómo te sientes al principio y al final de tu día?
  • ¿Puedes encontrar formas de mantenerte conectado con el equipo?
  • ¿Cómo puedo ser un mejor aliado para ti ahora?

Permita que otros remodelen y reorienten.

Los investigadores han demostrado los efectos restauradores de reencuadrar y reenfocar para aliviar el dolor emocional. Según un estudio, las personas que sufrieron reveses pero luego imaginaron un futuro mejor a través de la «escritura prospectiva» experimentaron una sensación de crecimiento postraumático. Otros estudios han demostrado que las personas pueden afrontar mejor los cambios importantes de la vida si se centran activamente en sus valores y creencias fundamentales.

Estos no son trucos ingeniosos para eludir preocupaciones reales. Más bien, son marcos poderosos que permiten a sus empleados tomar el control de los miedos reales e imaginarios recurriendo al apoyo de quienes están más cerca de ellos. Los gerentes pueden jugar un papel vital en facilitar este proceso simplemente «apareciendo» con ofertas de compasión, preocupación y compromiso hacia sus empleados. El solo hecho de saber que alguien está ahí para ayudar puede ser reconfortante.

Preste atención a los indicadores físicos y las señales no verbales.

Las personas que luchan contra el estrés y la ansiedad a menudo muestran signos de angustia. Los primeros indicadores son cambios en el comportamiento y el estado de ánimo, así como señales no verbales como la alienación del lenguaje corporal y la disposición. Los gerentes atentos deben ser conscientes de los siguientes comportamientos de los empleados:

  • Nerviosismo, inquietud o irritabilidad excesivos
  • Actuar de forma excesivamente pasiva, preocupada o tensa
  • Evite las reuniones grupales presenciales o virtuales
  • Muestra signos visibles de cansancio, dolor o malestar.

La atención es importante para los gerentes: los investigadores han descubierto que las personas ofrecen menos información voluntariamente y hablan menos articuladamente cuando hablan con superiores distraídos, mientras que los superiores observadores, medidos por su conocimiento de las señales no verbales, brindan información más relevante y detallada sin información. pregunte al respecto. Antes de que pueda defender a los demás, debe comprender cómo están comunicando sus necesidades tácitas.

No se sabe cuándo los efectos de la pandemia desaparecerán significativamente o si alguna vez volveremos a los viejos ritmos de trabajo. Independientemente de las circunstancias, los líderes deben priorizar el bienestar mental y emocional de sus empleados como una cuestión de práctica sólida. Las organizaciones logran metas más altas cuando ayudan a las personas a experimentar un sentido más profundo de plenitud.

Las opiniones expresadas aquí por los columnistas de Inc.com son las suyas propias, no las de Inc.com.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario