Validez  de una Factura Proforma

La factura de proforma con sus modelos gratuitospersonalizados es sencillamente un documento que permite dar un bosquejo de lo que sería la factura legal. De esta manera, se puede conocer todo tipo de detalles y se logra comprobar una gran cantidad de datos que serían difíciles de comprobar en caso de no existir esta herramienta.

Usualmente, las facturas proforma que ofrecen las empresas cuentan con todo tipo de validez de diversas formas, aunque no pueden tener un trato legal como tal. Así, se pueden considerar instrumentos bastante seguros y que denotan gran profesionalismo.

Aun así, si este no es tu caso o si quieres comprobar de forma más precisa la validez de estos documentos, entonces es necesario conocer información acerca de los diversos métodos de validez que se deben contar al momento de generar una factura legal.

Aquí podrás conocer todo tipo de detalles acerca de la validez de una factura y cómo comprobar que tu factura proforma cumple con ello. Esto te ayudará a contar con todo tipo de cumplimientos a nivel legal para evitar cualquier posible problema.

Tipos de validez

Hay una gran variedad de valideces que debe poseer una factura para estar acorde de ser entregada o generada. Hay que cumplir con cada requerimiento para que se eviten todo tipo de problemas a nivel legal.

Algo que se debe señalar es que estas valideces no corresponden a las de una factura proforma, ya que la misma no cuenta con ninguna validez ante el estado o cualquier entidad respectiva. Además, las personas que las adquieren tampoco pueden usarla para algún tratamiento de este tipo de índoles.

A continuación, podrás conocer cada una de estas valideces y cuál es su importancia en la actualidad:

Validez jurídica

Cuando una factura tiene validez jurídica es cuando sus valores tienen concordancia con los exigidos a nivel legal. La mayoría de las facturas proforma cambian algunos datos para ajustarse a las necesidades de las empresas, por lo cual no contaría con una validez jurídica como tal.

La factura definitiva es la única que posee validez jurídica y es la que permite verificar realmente el precio de adquisición de cualquier tipo de bien o servicio. Por ello, su importancia es algo de gran magnitud en el mundo de las leyes.

Validez legal

La validez legal se dice cuando una factura se puede presentar ante las entidades estatales y se le puede considerar un instrumento válido de consideración a nivel de leyes. Esto es algo que no es posible con las facturas proformas, ya que no conservan los estándares requeridos para ser una factura definitiva.

Por ello, este tipo de facturas son simplemente instrumentos para llevar una correcta gestión empresarial y para evitar errores al momento de generar facturas definitivas. De esta manera, poseerás gran estabilidad a nivel corporativo.

Validez fiscal

La factura proforma no tiene ninguna validez fiscal y, por ello, las entidades gubernamentales exigen que este documento señale que se trata de este tipo de facturas en la parte superior de la hoja o del documento.

Así, ninguna persona que reciba una factura proforma podrá generar algún tipo de trámite con entidades fiscales, ya que su validez es nula. Por ello, siempre se debe señalar que dicho documento no tiene validez fiscal o que se trata de una factura proforma.

¿Cómo confirmar la validación?

Para confirmar la validación de una factura se deben seguir una serie de procedimientos que pueden llegar a variar dependiendo del país donde se resida. Aun así, usualmente los datos que debe poseer una factura definitiva son los siguientes:

  • Documento de identidad o validación de empresa: se debe una identificación de la empresa. Este dato varía dependiendo de dónde se encuentre ubicada dicha compañía, por lo cual no es algo estándar a nivel mundial.
  • Número de control: se denota como el número de factura que posee el documento. Así, se logra llevar un control a nivel empresarial y ante las entidades estatales. Esto ayudaría a evitar todo tipo de problema a nivel legal.
  • Código de validación: la factura usualmente posee un código que le permite validar su veracidad ante las entidades fiscales y jurídicas. Con ello, se puede hacer una verificación casi instantánea de dicha factura.

Hay que señalar que las facturas proforma no deben ir numeradas, ya que no corresponden a un medio legal. Así, solamente las facturas legales y definitivas son las que deben contar con este tipo de datos para que las respectivas entidades puedan hacer su correcto control y administración.

Para confirmar la validación de una factura, se debe acudir directamente al portal web de la entidad encargada de administrar esto. Hay algunos países que ofrecen un sitio web para validar las facturas con tan solo colocar los datos requeridos.

Por ello, con el avance tecnológico, las compañías cada vez cuentan con más opciones para mantenerse seguros ante todo tipo de riesgos legales. Además, pueden usar facturas proforma sin la necesidad de presentar inconvenientes por ello.